TECNOLOGÍA RFID

¿QUÉ ES RFID?

RFID (Identificación por Radiofrecuencia) es una tecnología para recopilar datos a través de ondas de radio que proporcionan mayor agilidad, eficiencia y efectividad en comparación con otras tecnologías. Comenzó a ser desarrollada poco antes de la Segunda Guerra Mundial, cuando los aliados utilizaron esta tecnología para identificar aviones amigos y enemigos. Sin embargo, fue en los años 1990 que su arquitectura y su uso mejoraron gracias al  Massachusetts Institute of Technology (MIT).

El avance del Internet y el acceso a la nube (Cloud), así como el Big Data, han contribuido y cada vez más contribuyen a la adopción de esta tecnología, que permite una reducción en los costos de las etiquetas, software, equipos y la solución en su conjunto, democratizando su uso.

La tecnología RFID se puede aplicar en varios sectores y se puede personalizar para la amplia gama de los mercados de logística, textil / moda, eventos, patrimonio y uso de bibliotecas, entre otros.

El tiempo real de la visibilidad de todo lo que sucede en cualquier negocio corporativo, independientemente de su tamaño o segmento, es parte de la lista de deseos de los líderes de la compañía que buscan tener sus inventarios y procesos actualizados y controlados, especialmente cuando se consideran omnichannel, en un mundo cada vez más «ultraconectado». El deseo de estos líderes de obtener información constante y con mayor calidad es cada vez más necesario para mantener a las empresas competitivas.

Las organizaciones esperan mejorar su producción, procesos y reducir interferencias humanas en los datos recolectados, para tener los datos exactos y disponibles tan pronto como sea posible de modo que pueda ser transformado en información y pueda ser utilizada para la toma de decisiones. En este contexto, la tecnología RFID se inserta perfectamente, fundamental para una mejor gestión empresarial. Su implementación es considerada por muchos como un «hito» para la empresa, lo que garantiza ganancias y beneficios en los procesos.

La tecnología RFID está probada para ser más ágil y eficiente que el tradicional código de barras. Es una solución que aumenta la productividad y significativamente reduce costos operativos.

¿Cómo funciona?

El sistema RFID consiste en una etiqueta con un microchip, también conocido como etiquetas inteligentes. Pueden ser aplicados a objetos, equipos o envases.

Este microchip almacena datos previamente grabados, que son capturados por una antena, utilizando ondas de radio, transmitidas a un lector integrado en este sistema.

Al emitir la señal de respuesta, la información se interpreta, generando así la identificación y ubicación de los artículos.

Este sistema tiene una funcionalidad parecida al código de barras. Sin embargo, se está considerado como una evolución, desde que aporta una mayor velocidad, más seguridad de los datos y eliminación de errores que surgen a partir de la interacción humana.

COMPONENTES DE LA SOLUCIÓN